5 Errores en el uso de tu CRM

Un buen sistema CRM (Customer Relationship Management: Sistema de Gestión de Relaciones con Clientes), bien implantado en tu empresa, te va a permitir estar más “cerca” de tus clientes, obtener conocimiento y gestionar de verdad tu negocio.

 

Sin embargo, todo esto se puede ir al garete por un mal uso de este sistema.

Aquí están cinco de los errores más comunes que los usuarios de CRM hacen y algunos consejos sobre cómo evitarlos.


1. Datos de mala calidad

Según reza un principio informático “se metes basura en un sistema, sacas basura”. Es decir debes meter información en tu sistema que sea CORRECTA, COHERENTE y UTIL. Si introducimos datos incorrectos, que no sirven para nada y sin sentido, estamos perdiendo nuestro tiempo y dinero.

Para evitar esto, comunica a tu equipo la importancia de presentar y organizar la información que suben a su CRM de forma clara, concisa y entendible.

Verifica que se está introduciendo toda la información relevante y que está sea correcta; según se ha definido en los procesos y procedimientos de la empresa, siguiendo el plan maestro.

 

 

2. Usar el CRM como un sistema de SPAM

Usar el CRM como agente de envío de correo basura, además de que no nos va servir, va a tener consecuencias no deseables: pérdida de respeto de nuestros clientes y potenciales y pérdida de oportunidades de trabajo.

Aquí la directiva de oro es: trabajar con la segmentación de clientes, pedir permiso para enviar información o al menos gestionar rápidamente quién no quiere recibirla. Junto con el envío de información pertinente y útil, harán que nuestro CRM genera demanda de nuestros servicios y productos de forma potente y consistente.

 

3. No tomarse en serio al CRM

El CRM es maravilloso, pero implica un cambio en nuestro paradigma de gestión del negocio: registro de la información, pensar en indicadores y en objetivos y tomarnos en serio nuestro negocio y nuestro papel de gestores. Ama tu negocio, ama tu CRM.

Tu CRM no es un programa de facturación, está destinado a convertirse en el centro neurálgico de tu empresa.

El encargado interno de la implantación del CRM debe bregar con los agentes que se resistan al cambio: ayudarles y si siguen oponiéndose, tendrán que dejar el barco.

 

 

 

4. Pensar un CRM nos viene grande

Toda empresa, necesita un sistema de registro, de gestión, de visualización y de automatización. PUNTO.

Cuando más pequeña sea la empresa, más falta le hará, ya que tendrá menos recursos humanos. Sin prisa y sin pausa.

 

5. No usar el CRM al 100%

Peor que no hacer nada, es hacerlo mal hecho y a medias.

Una vez realizado el esfuerzo de empezar, hay que cambiar el chip y sacarle todo el jugo al sistema. Es un viaje que se empieza y que al ir asociado a la mejora continua y a la innovación, nunca va a finalizar.

Usar el CRM como solo un programa de facturación, es una lástima.

 

Piensa en el CRM como el Sistema Operativo de tu Negocio, que se adapta y va a ir evolucionando con tu negocio.

Si pasa 1 año por ejemplo y no se han producido cambios, es que te estás estancando; y eso no es bueno. Mira los cambios en el uso y en tu CRM, como una medida de cómo se está comportando tu negocio y si lo está haciendo de la forma conveniente y correcta.

 

 

El CRM va a cambiar para bien la vida de tu negocio; y la tuya 🙂

El precio es romper la inercia a no cambiar, cambiar paradigmas, pero una vez superada la curva de aprendizaje... Come fly with me

 

Comentarios en Facebook